Logo Smeg

GAS O ELECTRICO – ¿QUE HORNO ES EL MEJOR PARA TI?

22/03/2016


Cuando comparamos a los hornos a gas con los eléctricos habitualmente la conversación tiende a dirigirse a cuanto gastan ambos para realizar las mismas funciones. Según datos recientes de la empresa británica Energy Saving Trust, los hornos eléctricos y a gas usan las mismas unidades de energía para funcionar, unos 200 kW/h por año, pero el mayor precio de la electricidad comparado con el gas puede hacer los hornos eléctricos algo más caros de usar. En cualquier caso, la conversación en pocas ocasiones considera el hecho de posibles diferencias en la experiencia culinaria.

La mayor parte de los hornos Smeg son eléctricos, pero contamos con ciertos modelos como el SF6341GVX o el SF9370GVX a gas. Y entonces, ¿cúal es la ventaja de cocinar con gas?

Los hornos eléctricos modernos son habitualmente más rápidos de calentar y mantener la temperatura ya sea usando la parte superior o la inferior. Para muchos esto representa una solución muy cómoda, ya que permite situar la comida a cualquier nivel sin tener en consideración las fluctuaciones de calor. En contraste, los hornos a gas ofrecen un calor más tradicional, ligeramente gradual, preferido por algunos consumidores por su versatilidad. En los hornos a gas Smeg encontramos la fuente de calor en la parte inferior, lo que puede resultar en zonas menos calientes en las partes superiores del horno. Para mayor flexibilidad, los hornos Smeg cuentan con un sistema único llamado Circogas que usa un ventilador para distribuir el calor de forma más homogénea por todo el interior. Las temperaturas graduales pueden ser particularmente útiles en platos como el pollo a l’ast, donde la carne y las patatas deben ser cocinadas a temperaturas ligeramente diferentes.

Los hornos a gas ofrecen también un calor más húmedo, ideal para cocinar platos como pasteles de frutas o pan donde es fácil que la pieza se nos deshidrate rápidamente. Esta humedad es debida al proceso de combustión y a su producción de vapor de agua. Una característica que prefieren muchos cocineros especialistas en repostería enfrente al tradicional horno eléctrico que usa un calor mucho más seco.

Sabemos que la elección entre ambos tipos de horno será finalmente una elección personal, teniendo en cuenta a lo que esté acostumbrado el cocinero y que tipo de energía llegue hasta su cocina. Considerar qué es lo que va a cocinar con más frecuencia es importante para escoger la mejor opción para cada hogar. Los hornos a gas Smeg están disponibles en las gamas Clasica y Linea.